¿Cómo deben las empresas optimizar el consumo energético?

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram
WhatsApp

El incremento de los costes energéticos en el último año ha supuesto un varapalo para las empresas que han visto cómo estas subidas han afectado a su competitividad e incluso supervivencia. Por eso, más que nunca, es necesario optimizar el consumo energético de las empresas y lograr la mayor eficiencia energética posible. Aquí aportamos algunas claves.

La subida de los costes energéticos ha sido la gran preocupación de 2022. En concreto, en 2022 la subida de la electricidad ha sido de un 25% con respecto al año anterior, que ya venía con una subida de aproximadamente un 40% con respecto a 2020, superando la barrera de los 500 euros/MWh.

Este exponencial crecimiento de los precios de la electricidad ha venido motivado, principalmente, por el encarecimiento del gas debido, sobre todo, a la guerra de Ucrania. Otro factor decisivo ha sido la subida del precio de las emisiones de CO2, así como el aumento de la demanda energética por parte de los consumidores.

Ante esta situación en el último año el Gobierno lanzó una serie de medidas para reducir el recibo de la luz, como fijar un tope en el precio del gas, la bajada del IVA del 10 al 5%, y una rebaja del impuesto a la electricidad del 5,11 al 0,5%.

No obstante, el recibo de la luz sigue disparado, siendo uno de los costes más importantes y elevados en cualquier tipo de negocio. Este incremento afecta directamente a los costes de producción, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas, que se ven obligadas a incrementar los precios de sus productos.

Además, cada vez es más complicado ahorrar o invertir en el propio negocio. Estos dos factores, junto a la subida de sus precios de venta, les hace cada vez más difícil competir en el mercado, frente a las grandes empresas.

De ahí que solo queda buscar cómo mejorar la eficiencia energética y plantearse seriamente llevar a cabo actuaciones de ahorro energético, con el objetivo de consumir menos energía eléctrica.

Para ello, lo mejor es contar con la ayuda de un asesor energético, que estudiará y medirá los consumos de la empresa, detectará los puntos más ineficientes y asesorará sobre las mejores medidas para reducir el gasto energético.

No solo es importante reducir el recibo de la luz, sino comprender la necesidad de mejorar la eficiencia energética de las empresas para, con menos gasto, garantizar la competitividad.

Para ello es necesario cambiar ciertas costumbres y poner en práctica acciones sencillas pero que serán muy beneficiosas para el resultado final. Estas son algunas recomendaciones para lograrlo.

  • Aprovechar la luz natural. Hay que intentar sacar el máximo partido a la iluminación natural y ajustar los horarios laborales para aprovecharla al máximo, evitando en lo posible la iluminación artificial.
  • Usar iluminación led o bombillas de bajo consumo. La sustitución de bombillas convencionales por estas otras supone un gran ahorro. Además, a pesar de un mayor precio, se amortizan rápidamente y tienen mayor duración de horas en funcionamiento.
  • Contar con sistema de control de la iluminación para adaptar la luz según el momento del día o de la presencia de trabajadores. Para ello se puede optar por detectores de presencia, reguladores de la intensidad de luz, encendido y apagado automático por horario, etc.
  • Uso eficiente de los equipos de climatización, optando por equipos de máxima eficiencia energética. Además, hay que tener en cuento la importancia de un mantenimiento periódico del equipo que garanticen su correcto funcionamiento durante todo su ciclo de vida.
  • Ajustar la potencia contratada: Este concepto determina cuántos aparatos eléctricos se pueden tener funcionando de forma simultánea y representa el 20% del coste de la factura de la luz.
  • Evitar mantener los equipos en modo ‘stand-by’. Esto supone un gasto innecesario para la empresa.
  • Contratar una tarifa competitiva. Para conocer cuál es la mejor tarifa que se ajuste a cada negocio es recomendable contactar con un asesor energético para que pueda estudiar las necesidades del negocio, cómo optimizar los consumos y aconsejar sobre la tarifa más adecuada, logrando ahorros de hasta un 50% en la factura final.

(Fuente: Interempresas)

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *